domingo, 6 de diciembre de 2009


Hora intermedia

Tercia

Ant. El Señor te compromete a que seas su propiedad; el te cubrirá de gloria, renombre y esplendor.

Lectura Breve 2Co 12,9c-10

Por tanto, con sumo gusto seguiré gloriándome sobre todo en mis flaquezas, para que habite en mí la fuerza de Cristo.Por eso me complazco en mis flaquezas, en las injurias, en las necesidades, en las persecuciones y las angustias sufridas por Cristo; pues, cuando estoy débil, entonces escuando soy fuerte.

V. El Señor es mi fuerza y mi energía.
R. En ti confío, no quede yo defraudado.

Sexta

Ant. La explicación de tus palabras ilumina, Da inteligencia a los pequeñuelos.

Lectura Breve 1 Jn 4, 17-19

En esto ha llegado el amor a su plenitud con nosotros: en que tengamos confianza en el día del Juicio, pues como él es, así somos nosotros en este mundo. No hay temor en el amor; sino que el amor perfecto expulsa el temor, porque el temor mira el castigo; quien teme no ha llegado a la plenitud en el amor. Nosotros amemos, porque él nos amó primero.

V. Tu, Señor, eres nuestro Padre.
R. Tu nombre de siempre es “nuestro Redentor”

Nona

Ant. El Señor se vuelve a las suplicas de los indefensos y no desprecia las peticiones de los humildes.

Lectura Breve 1 Jn. 3, 1-2

Mirad qué amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos!.El mundo no nos conoce porque no le conoció a él. Queridos, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que seremos. Sabemos que, cuando se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal cual es.

V. Correré por el camino de tus mandatos.
R. Cuando me ensanches el corazón.