domingo, 6 de diciembre de 2009


Oficio de Vigilia

Ant. Floreced como el lirio, exhalad perfume suave Y entonad cánticos de alabanza.

Cántico I Is. 61, 10-62,3

Desbordo de gozo con el Señor,
y me alegro con mi Dios:
porque me ha vestido un traje de gala
y me ha envuelto en un manto de triunfo,
como novio que se pone le corona,
o novia que se adorna con sus joyas.

Como el suelo echa sus brotes,
como un jardín hace brotar sus semillas,
así el Señor hará brotar la justicia
y los himnos ante todos los pueblos.

Por amor de Sión no callaré,
por amor de Jerusalén no descansaré,
hasta que rompa la aurora de su justicia,
y su salvación llamee como antorcha.

Los pueblos verán tu justicia,
y los reyes tu gloria;
te pondrán un nombre nuevo,
pronunciado por la boca del Señor.

Serás corona fúlgida en la mano del Señor
y diadema real en la palma de tu Dios.

Cántico II Is 62,4-7

Ya no te llamarán «Abandonada»,
ni a tu tierra «Devastada»;
a ti te llamarán «Mi favorita»,
y a tu tierra «Desposada»,
porque el Señor te prefiere a ti,
y tu tierra tendrá marido.

Como un joven se casa con su novia,
así te desposa el que te construyó;
la alegría que encuentra el marido con su esposa,
la encontrará tu Dios contigo.

Sobre tus murallas, Jerusalén,
he colocado centinelas;
ni de día ni de noche
nunca callan;
los que se lo recordáis al Señor
no os déis descanso.

No le déis descanso,
hasta que la establezca,
hasta que haga de Jerusalén
la admiración de la tierra.

Cántico III Si 39,17-21a

Oídme, hijos piadosos, y floreceréis
como rosal que crece junto al arroyo.

Derramad suave aroma como incienso,
floreced como el lirio,
exhalad perfume suave
y entonad cánticos de alabanza.

Bendecid al Señor en todas sus obras,
ensalzad su nombre
y uníos en la confesión de sus alabanzas,
en cantar con vuestros labios y las arpas.
Alabadle asi con alta voz:
“Las obras del Señor son todas buenas”

Ant. Floreced como el lirio, exhalad perfume suave Y entonad cánticos de alabanza

EVANGELIO Jn 17, 17-26

En aquel tiempo, levantando los ojos al cielo,Jesús dijo:
-Santifícalos en la verdad: tu Palabra es verdad.Como tú me has enviado al mundo, yo también los he enviado al mundo.Y por ellos me santifico a mí mismo, para que ellos también sean santificados en la verdad.
No ruego sólo por éstos, sino también por aquellos que, por medio de su palabra, creerán en mí, para que todos sean uno. Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado.
Yo les he dado la gloria que tú me diste, para que sean uno como nosotros somos uno:yo en ellos y tú en mí, para que sean perfectamente uno, y el mundo conozca que tú me has enviado y que los has amado a ellos como me has amado a mí.
Padre, los que tú me has dado, quiero que donde yo esté estén también conmigo, para que contemplan mi gloria, la que me has dado, porque me has amado antes de la creación del mundo.
Padre justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te he conocido y éstos han conocido que tú me has enviado. Yo les he dado a conocer tu Nombre y se lo seguiré dando a conocer, para que el amor con que tú me has amado esté en ellos y yo en ellos."

O bien
Jn 15, 1-13
-------------------------------------------------

Himno Te Deum
Oración como en Laudes
------------------------------------------------